El Celta golpea primero

9 06 2011

El que tenía que ser un gran partido nos dejó un poco decepcionados, y es que como ya advertí ayer, lo más importante del partido y de la eliminatoria eran los nervios y ninguno de los dos equipos supo controlarlos.

Balaídos era una fiesta, todos estaban preparados para ver uno de los mejores partidos del año, pero al final, 1-0, ventaja para los gallegos y no hubo ni futbol ni espectáculo.

La primera parte fue muy táctica, y el Granada salió a esperar al rival atrás con las líneas muy juntas para salir rápido al contraataque, que es como más le gusta jugar a Fabri. Pero sin duda, la ausencia de Geijo mermó mucho las opciones de los visitantes.

Ighalo, el sustituto de Geijo no dio la talla y no consiguió crear peligro

El Celta, con una línea de cinco defensas intentaba no encajar un gol, y movía el balón de un lado al otro pero sin crear ningún tipo de peligro.

Únicamente los destellos de Quique De Lucas y de Trashorras ponían peligro sobre la portería de Roberto, mientras que los visitantes solo se acercaban al área celtiña en algún contraataque o en contadas acciones de Dani Benitez.

Al final de la primera parte, el Celta estiró sus líneas y buscó más insistentemente el gol mediante De Lucas y Trashorras, pero un acertadísimo Roberto malbarató todas las ocasiones locales.

En la reanudación, ambos equipos jugaron más tranquilos y pudimos ver más ocasiones. El Granada salió más fuerte, pero la suerte no estuvo de su parte y primero Yoel y después el visitante Orellana evitaron los goles del Granada. El Celta estaba sufriendo, Herrera no tardó en darse cuenta y enseguida dio entrada a Iago Aspas, Michu y Ábalos en el lugar del tridente mágico. Los recién entrados le revolucionaron el partido y consiguieron el gol. Jugada por banda del propio Aspas, centro a la frontal de la pequeña y Michu llega desde la segunda línea para rematar a placer y poner el definitivo 1-0 en el marcador. Nada pudo hacer Roberto.

Al final, el Celta toma ventaja en un partido que estuvo muy igualado desde el primer instante. Herrera supo aprovechar el factor “banquillo” del que ya habíamos hablado en la previa y eso fue lo que le dio los 3 puntos. Muy mala suerte para el Granada que quiso pero no pudo. 

Anuncios