El infierno rojiblanco

16 06 2011

Fue un partidazo. De aquellos que crean afición, de aquellos que provocan infartos en los aficionados, de los que divierten incluso a los que no les gusta el futbol, de los que no queremos que se acaben…Hubo de todo menos goles. Vimos goles anulados, tiros al poste, penaltis fallados, una tarjeta roja, una afición espectacular y un recital del Granada. Para que después digan que los partidos sin goles son aburridos.

No hubo color, el Granada pasó por encima del Elche como si de una apisonadora se tratara. La afición de Los Cármenes llevó en volandas su equipo durante todo el partido hacia la ansiada victoria que les diera el ascenso, pero al final no fue así.

Recibimiento espectacular a los jugadores del Granada antes del partido. Lástima que después hubieran incidentes con el autocar del Elche. Cara y cruz.

Desde el minuto uno, pudimos ver las intenciones de unos y de otros. Los ilicitanos jugaron con la intención de salir vivos de Granada y tenían una única obsesión, no encajar ni un solo gol para así dejar la eliminatoria abierta para la vuelta. En cambio, los andaluces no lo pensaron dos veces, tenían que dejar sentenciada la final en casa aprovechando el factor campo para no tener que sufrir en Elche.

Fabri diseñó un plan. Alineó a Dani Benítez, Orellana e Ighalo de inicio y dejó a Geijo en el banquillo que aún no está para jugar 90 minutos. Junto al tridente atacante situó a Collantes para dar más profundidad, remate y gol, pero la cosa no funcionaba. El Granada remataba mucho pero no marcaba, la solución estaba en el banquillo y se llama Geijo. Cerca del minuto 70 de partido, Fabri inicia su plan y Geijo sustituye a Ighalo. A partir de ahí, el suizo revolucionó el partido, tuvo un claro mano a mano que acabó con un tiro en el poste y más tarde forzó el penalti que fallo Abel.

En los últimos minutos el Elche estaba contra las cuerdas, el Granada presionaba y solo Jaime y los postes conseguían repeler los disparos rojiblancos. Primero avisó Geijo con un remate al poste y más tarde llegó la jugada clave del partido. Trallazo de Abel desde la frontal que escupe el larguero, el rebote le cae a Collantes que controla fuera del área y vuelve a rematar, esta vez al fondo de la red. Desgraciadamente para los de Fabri, el árbitro anula el gol por unas hipotéticas manos de Collantes en el control. Pero la cosa no acabó aquí, porque minutos más tarde, Geijo cae dentro del área al intentar cabezear un centro y el colegiado señala penalti. Abel lanza y para Jaime, pero hay que volver a repetirlo. Abel vuelve a disparar y Jaime ataja de nuevo mientras Fabri se desespera en el banquillo. Final del partido y 0-0.

Jaime fue el héroe de la noche, paró dos penaltis y dejó con vida al Elche.

Otra vez, el Granada y los penaltis. Otra vez dejan escapar una eliminatoria. La final se decidirá en Elche, pero ayer en Los Cármenes, el Granada fue muy superior y mereció pasar. Aún así, hay que reconocer que Bordalás acertó en su planteamiento y que consiguió salir vivo del infierno rojiblanco.

 

Anuncios